La analítica web, clave en la auditoría digital

La analítica web, clave en la auditoría digital

Hoy queremos hablarte sobre cómo la analítica digital mejorará los resultados de tus campañas, ya que al implementar herramientas web y recoger datos, conseguirás información objetiva y real sobre tu negocio, que podrás analizar e interpretar para optimizar tus anuncios.

En este sentido, es importante a la hora de realizar una auditoría digital tener en cuenta estas herramientas, que ofrecen las claves y la guía hacia dónde tiene que ir la optimización de la estrategia digital.

Para ello, comenzaremos implementando las herramientas de analíticas que creamos conveniente para la toma de datos. Además, debemos saber que no todos los datos son válidos para tomar ciertas decisiones para la mejora del rendimiento de las campañas o de la propia web. Así, la auditoría web es un servicio ideal para validar esta información.

Que tener en cuenta en la analítica web

En una auditoría digital, lo primero que haremos será ver qué datos estamos recogiendo y cuáles recabar en la analítica web. También, definir los objetivos más relevantes para el análisis web y establecer cómo medirlos con una nomenclatura acorde y homogénea.

A continuación, pensaremos qué herramienta recogerá los datos, que en la mayoría de los casos se tratará de Google Analytics, una plataforma muy potente de medición gratuita de Google.

Gracias a la analítica web podremos conocer el éxito de las acciones en los canales de captación que usemos y saber así cuál es el más efectivo y con el que mejor obtendremos el retorno de la inversión. Así, sabremos cuál es el canal más rentable.

Detectar los canales más eficientes, aquellos con los que conseguimos visitantes a bajo coste, y los eficaces, conversiones con un impacto positivo en negocio, será fundamental para optimizar la inversión publicitaria.

También, otro aspecto importante es utilizar una nomenclatura de los eventos/objetivos medidos homogénea y entendible, como te hemos comentado anteriormente, además de indicar qué y por qué se está midiendo cada acción.

La analítica web, clave en la auditoría digital

Implementación de las herramientas de analítica web

Para implementar las herramientas de analítica web, tendremos que insertar los códigos de seguimiento de Google Analytics, Google Tag Manager, Adobe Analytics o Tealium, por ejemplo. Con ellos mediremos el comportamiento de los usuario, tiempos de carga, errores, posicionamiento web, entre otros parámetros.

Para una correcta configuración de las herramientas de analítica debemos tener en cuenta:

Visibilidad

Deberemos eliminar todo el tráfico SPAM, así como arañas y robots en los motores de búsqueda, y también evitar tener códigos duplicados. En el caso de que la tasa de porcentaje de rebote sea cercana a 0, deberemos revisar que la información que se manda a la herramienta de medición no esté duplicada.

Personalización

Agrupación de canales: al añadir los canales de adquisición donde realizamos las acciones de marketing, sabremos de dónde vienen los potenciales clientes.

Creación de objetivos: de este modo podremos medir los formularios completados, las descargas de ebooks, tiempo que pasa el usuario en la página, etc. Además, conoceremos la tasa de conversión, el canal de adquisición e información.

Eventos: para una mejor configuración, tendremos que gestionar las etiquetas a través de Google Tag Manager, aunque también se pueden insertar en la web el código. Con los eventos personalizamos las acciones de los usuarios y son muy útiles cuando queremos medir un gran número de acciones.

Agrupación de contenido: de este modo sabremos qué contenido despierta más interés entre los usuarios, podrás determinar la agrupación por autor, por categorías, etc.

Vinculación con cuentas de Adwords: al tener acceso a la información de las campañas en Analytics, sabremos cuáles son las palabras claves por las que acceden a la web.

Search Console: aquí podremos consultar la posición de la web en Google, conocer el estado de indexación, informes de errores, etc.

Filtros: con los filtros podremos crear distintas vistas para una misma cuenta, separar el tráfico por subdominios, incluyendo o excluyendo tráfico de distintas URLs para segmentar mejor el análisis.

En el caso de tener distintos dominios, subdominios, pasarelas de pago, etc, deberemos configurar el seguimiento multidominio. De este modo, contabilizaremos una misma sesión en caso de que tengamos pasarelas de pago en el proceso de compra.

Segmentación

Modelos de atribución: sabremos los canales por los que se captan los leds, la última acción antes de la conversión o una combinación de técnicas de atribución.

Alertas personalizadas: podremos recibir notificaciones que hayamos configurado previamente para detectar cambios en el tráfico, objetivos, etc.

También podremos trabajar los términos de búsqueda en la web para entender si los usuarios encuentran lo que necesitan o cuáles son los temas de mayor interés.

Atribución

Con un correcto etiquetado de las campañas, segmentamos y conocemos el canal por el que llega el usuario, qué campaña, anuncio o incluso botón funciona mejor. Debemos tener presente que la atribución de clientes a un determinado canal es clave en la analítica y toda auditoría digital debe validar que se esté midiendo bien.

Cuando tengamos los datos adecuados, será el momento de comenzar con el análisis, visualización y extracción de conclusiones. Eligiendo correctamente la combinación de métricas (KPIs) sabremos qué está pasando y, sobre todo, qué podemos mejorar.

Gracias a todos estos datos, tomaremos mejores decisiones. Por lo que cuanto más automatizados estén los procesos de recogida, análisis y visualización, más tiempo tendremos para pensar estrategias basadas en resultados.